Creador: RODRÍGUEZ-MÉNDEZ

Espacio: Capilla del Carmen

Proxecto: “Del hijo, la respiración”

“Por la capacidad de Rodríguez-Méndez para sintetizar en su propuesta aspectos conceptuales relativos a la tradición y a la forma de entender el especio en la resolución formal”

 

Ángel Calvo Ulloa, membro do Xurado dos ‘I Premios Connexio, espazos para a reflexión’.

“Del hijo, la respiración’, de RODRÍGUEZ-MÉNDEZ (Proyecto de intervención en Capilla del Carmen).

Rodríguez-Méndez propone para esta capilla, situada en extramuros de la ciudad de Lugo, la creación de dos superficies de tela de 9x6m sobre bastidores que serán colocadas en los laterales del interior de la Capilla del Carmen en Lugo. Estos lienzos contendrán en su parte superior aceite que será entregado por los miembros de la cofradía del Carmen y depositado en una vasija dispuesta en el interior de la iglesia. En Del hijo, la respiración el aceite se va desvelando verticalmente por la superficie de la tela, como una presencia que se descubre lentamente y que habla de un peso, una forma corporal sutil extendida construyendo a su vez un paradójico y vívido plano.
Me resulta especialmente emotivo que ese material (el aceite) provenga de los espacios íntimos y privados de las familias de los cofrades para unirse en un solo “cuerpo” en la vasija, que posteriormente, en un proceso lento y sin intervención de ningún tipo irá ocupando las dos superficies de tela en una transformación que parecería no acabar nunca, como lento y sin término es el proceso del conocimiento. Rodríguez-Méndez

 

RODRÍGUEZ-MÉNDEZ

Rodríguez-Méndez trabaja en proyectos en los que implica diferenciados lenguajes al margen de la influencia del espacio expositivo y que analizan los principios materiales de la propia escultura y de la experiencia esencial y física del hombre. Una aproximación al nexo entre acción y escultura y al equilibrio de materias e influencia energética entre ambas. 

 

El uso de cilindros, turba y aceite, el sonido, palabra y cuerpo interpretadas como formas y materiales inasibles, como geometrías elementales y absolutas, cuestionan y alteran el proceso de construcción y la decisión sobre el término de una obra.

 

Rodríguez-Méndez interviene sobre la incorporeidad del material y la condición abierta y latente de sus obras, en un juego de pérdidas y restituciones que atestiguan la presencia definitiva y esencial de vida y cambio.